follow me on Twitter

follow me on Facebook

Contacto

sobre mí

Sígame en Facebook  Sígame en Twitter  Sígame en Instagram

seda pliegues color tejido (Davit Amunarriz)
Davit Amunarriz

Los tejidos de seda fueron elaborados por primera vez en la antigua China, y algunos indicios apuntan a que se fabricaron ya alrededor del año 3.000 antes de Cristo, aunque las evidencias más firmes del uso de la seda datan del año 1.300 antes de Cristo. La leyenda dice que ya por entonces la Emperatriz de China Xi Ling-Shi (Hsi-Ling-Shih, Lei-tzu) usaba vestidos de seda.

Al principio la seda era un tejido reservado exclusivamente a los miembros de la familia imperial china, tanto para su propio uso como para ser regalado. Pero con el tiempo, dado su cada vez mayor uso a través de la cultura china, acabó extendiéndose su producción, tanto geográfica como socialmente, hasta otras zonas de Asia. La seda se convirtió rápidamente en un producto de lujo muy apreciado por los comerciantes, debido a su textura y brillo, además de ser un producto muy accesible y cómodo de transportar. Es por ello que llegó a tener una fuerte demanda, convirtiéndose en un elemento básico del comercio internacional pre-industrial.

En el año 2.007 unos arqueólogos descubrieron en una tumba en la provincia de Jiangxi los restos de un vestido, cuyas fibras de seda estaban estrechamente tejidas y teñidas, fechada alrededor de la época de la dinastía Zhou del Este, con una antigüedad de unos 2.500 años.

En la Edad Media el arte de la sericultura se expandió por Europa, sin embargo, es en el Extremo Oriente donde su desarrollo fue mayor.

Aún conservo unos dibujos que hice en el colegio para un trabajo de un tema libre: era mi primera serie de dibujos, la llamé "El colegio con el paso del tiempo" y me sentí muy orgullosa cuando mi profesor me ofreció comprármelos por lo que para mi era un pequeña fortuna a los 16 años.

No me atreví a estudiar Bellas Artes, sin embargo, en el dibujo y en la pintura siempre he encontrado mi país de "Nunca Jamás".

Durante muchos años me he dedicado casi exclusivamente a la pintura al óleo, pero a medida que el espacio en las paredes se iba terminando, he cultivado otras técnicas.

La pintura sobre tela supuso un gran descubrimiento: ¿qué mejor que darle otro aire a unos vaqueros o a una blusa?.

Un cosa llevó a la otra y, ensayando diferentes materiales, llegué a la seda.

Pintar en seda se parece mucho a la acuarela, un medio que descubrí cuando empecé a viajar debido a mi trabajo: una cajita de acuarelas y unos papeles de pequeño formato entran en cualquier maleta.

Llevo unos 13 años pintando en tela y seda, aunque hasta hace poco era un placer privado, limitado al uso personal, a regalos para familiares y amigos.

En 2013 empecé a estudiar la posibilidad de vender mis pinturas en seda. Hice un pequeño estudio de mercado visitando museos y tiendas. Cuando en el Museo Balenciaga de Getaria me dijeron que les gustaba mi trabajo y me pidieron una muestra, tomé la decisión de intentar la aventura de dedicarme profesionalmente a la artesanía en seda y tela y comencé participando en mi primera feria de artesanía en el año 2013, concretamente en la 35. Feria de Artesanía del País Vasco en Errenteria.

En este sitio hallará una pequeña muestra de mi pasión, espero que le guste, y si le apetece escribirme, me encantará conocer su opinión.

Del dibujo al óleo y a la acuarela, después la pintura sobre tela y, como una evolución natural, llegó la seda. En este proceso de aprendizaje, con etapas cada vez más complejas, pasando de un material económico a un tejido noble, me he dejado llevar casi sin darme cuenta.

La pintura en seda es muy versátil, hay muchas técnicas diferentes, desde lo abstracto que no necesita ni pincel ni bastidor, hasta la pintura naturalista que mima el detalle. Hay muchos artistas y artesanos que trabajan en seda de muchas maneras diferentes y, de entre todos ellos, una pintora que ha influenciado mucho mi forma de trabajar es Ute Patel-Missfeldt: sus imágenes en seda son alegres y muestran un gran sentido del humor, sus dibujos consiguieron hace tiempo atraer mi atención y leyendo alguno de sus libros, encontré la técnica de pintar sobre cristal que inventó ella y que permite pintar de forma naturalista.

En otro extremo del amplio abanico de técnicas de coloreado de la seda está el Shibori: una técnica japonesa de teñido que se inventó hace 1.200 años. Los diseños me emocionaron en cuanto los vi y enseguida me hice con un libro que me enseñara cómo conseguirlos. Parte de la magia de esta forma de pintar es que nunca estoy completamente segura de lo que me voy a encontrar cuando despliego la tela, lo hace más emocionante, aunque poco a poco consigo los resultados que busco.

ejemplos de seda teñida o shibori

ejemplos de seda pintada a mano

Volver arriba